VacúnateYa!

Foto: wayta 2021

LA SOMBRA DE LA PANDEMIA: VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES Y LAS NIÑAS RECRUDECE

Se ha incrementado el embarazo en niñas y adolescentes y triplicado las desapariciones de mujeres y niñas al 2021

Publicado: 2021-11-27

Podría ser tu hermana, hija, tía, prima o tú propia madre, la que puede desaparecer hoy, sin razón ni motivo aparente. Un fenómeno preocupante en el contexto de la emergencia sanitaria son las "desapariciones de mujeres y niñas". Antes de la pandemia, una cifra sobre desapariciones brindada por la PNP, daba cuenta que se registraban aproximadamente 5 mujeres desaparecidas por día (2019); sin embargo, solo entre marzo a julio del 2020 (cuatro primeros meses de la cuarentena obligatoria), esta cifra se había duplicado. Actualmente, en lo que va del año, desaparecen en promedio 16 mujeres por día, es decir, el triple y más del 80% corresponde a desapariciones de adolescentes entre 11 a 18 años de edad. 

"Algo que no tenemos una respuesta propia, es el tema de las desapariciones de mujeres (...) la desaparición en si, no es un delito propio, autónomo, salgo la desaparición forzada; entonces cuando nos comunican una desaparición, nosotros tenemos que hacer calzar en un probable feminicidio o un probable secuestro, hasta una probable trata de personas ; por lo tanto, no tenemos un índice oficial de las desapariciones vinculadas a temas de violencia hacia las mujeres en el contexto de la emergencia sanitaria, porque estos se pierden en cualquiera de los otros delitos", señala una fuente del Ministerio Público.

La pandemia sin duda ha exacerbado y multiplicado los índices de violencia, solo en el 2020, los EIU (Equipo Itinerantes de Urgencias-MIMP) se atendieron 18.439 casos, de los cuales, 51 han sido por violencia económica, 2.693 por violencia sexual, 7.277 por violencia psicológica y 8.418 por violencia física. En el 2021 estas cifras se han duplicado. Si tenemos en cuenta el alcance limitado de las EIU, las cifras de mujeres y niñas que sufren de violencia en sus hogares, estamos frente a un sub registro que no revela la real dimensión de la violencia."Nos están violentando y matando y no tenemos mecanismos de defensa ni de protección eficientes", reflexiona una activista de la Red de Mujeres Sin Frontera (RMSF). 

Otro factor, del que no se habla y se invisibiliza, es el embarazo de niñas y adolescentes durante la pandemia, mismos que, se han triplicado. "Llegan aquí niñas entre 11 a 16 años y durante todo el año que llevo en la maternidad del Hospital de Contingencia, se ha podido ver un incremento importante de estos casos y cuando se les pregunta a las pacientes quién es el padre, ellas por lo general responden "de su novio o pareja" y aparece un señor mayor o jóvenes adultos que manifiestan estar en una relación consentida". ¿Y porqué no se activa el procotoco para atención de víctimas de violencia, es claramente una violación? nos preguntamos, y nos responden que "el médico(a) u obstetra a cargo, no quieren activar el protocolo porque es un papeleo que lleva tiempo y nos involucra en el proceso de investigación", nos refiere una fuente del Hospital de Contingencia por COVID 19 en la ciudad de Pucallpa.  


Por otro lado, los feminicidios también se han incrementado. Algunos meses presentan casi el doble del número de casos en relación con el año pasado, haciendo un promedio actual de 13 feminicidios por mes.  
Este escenario ha repercutido en el incremento de la demanda de los servicios de salud mental, según el MINSA, manifiesta haber atendido hasta octubre de este año, 156,893 casos percibiéndose un incremento en la búsqueda de tratamiento por secuelas de violencia. Sin embargo, estos factores y consecuencias eran más o menos previsibles, considerando que, por lo general, en contextos de emergencias y desastres, uno de los aspectos importantes a tener en cuenta en la respuesta, es el incremento de la violencia basada en género, tal como señala el estudio "Invisible y silenciosa: la violencia por motivos de género en situaciones de desastre" desarrollado por la Cruz Roja, identificando que: 

1. Después de los desastres, por lo general, se observa un aumento tanto de la violencia doméstica. como de la violencia sexual (agresiones, abuso sexual y explotación). Esto ha sido más que probado durante la pandemia.

2. El desplazamiento puede propiciar una mayor incidencia de la violencia por motivos de género. Hemos visto este fenómeno en el primer momento de la declaratoria de emergencias, cuando cerca de 300 mil personas decidieron retornar a sus lugares de origenes, mujeres, niños, niñas y adolescentes, mezclados y emprendiendo un retorno que les demandó dias. 

3.  Los desastres favorecen el empobrecimiento de los más vulnerables. Muchas ollas comunes se han activado, para dar respuesta a las familias afectadas que quedaron sin empleo en el contexto del COVID 19. Esto puede conllevar a que las familias más pobres o mujeres jóvenes se vean forzadas a mantener relaciones sexuales remuneradas para comprar alimentos para sus familias.

4. Los desastres aumentan los matrimonios de niños, niñas, adolescentes, así como la trata de personas. 

5. Quienes intervienen en contextos de desastres no son conscientes de que la violencia por motivos de género, puede aumentar y, por consiguiente, no prestan particular, atención para detectar indicios ni están preparados en ese sentido.

6. A menudo, las catástrofes alteran el buen funcionamiento de los mecanismos de notificación de incidentes y de aplicación de la ley. Es por ello que, no se cuenta con un registro real de la incidencia de la violencia basada en género.

De lo expresado, existe la necesidad de demandar mayores esfuerzos destinados a determinar tanto la frecuencia de este tipo de violencia durante las emergencias y  desastres, como las formas que reviste y las medidas que pueden, o podrían, adoptarse desde quienes intervienen de manera directa en la respuesta a fin de reaccionar con eficacia ante el contexto. En particular, se requiere investigación ulterior para esclarecer la relación entre la emergencia y la incidencia de la violencia por motivos de género, por que está atentando principalmente, a niñas y adolescentes.



Escrito por

Erika Cienfuegos

Comunicadora social, Maestrista en Gerencia de Proyectos Sociales, especialista en gestión de riesgos y CC en el marco del desarrollo.


Publicado en

Wuaytarayka

Espacio dedicado a brindar información y reflexiones sobre la gestión del riesgo de desastres, género y cambio climático en el Perú.